Estimulación y prevención

Image

¿En que consisten las terapias de estimulación y prevención?

Las formas de tratar este trastorno se basan sobre todo en utilizar desafíos sensoriales y motores. A través de la terapia ocupacional y utilizando un enfoque de integración sensorial, el niño puede mejorar su capacidad de utilizar y tratar la información que recibe por sus sentidos mientras participa de actividades motoras divertidas para él. A menudo estas terapias se desarrollan dentro de un espacio que cree muchas oportunidades divertidas para que los niños experimenten con el movimiento y sus sensibilidad jugando.

¿Cómo trabajamos ?

Desde este servicio nos dedicamos al seguimiento y apoyo de un desarrollo infantil adecuado con el fin de lograr los hitos evolutivos correspondientes a la edad cronológica del niño/a en las distintas áreas de desarrollo; a través de sesiones grupales y/o individuales.

Áreas de desarrollo

Seguimiento del Desarrollo Motor (volteo, gateo, marcha, reflejos…)

Seguimiento del Desarrollo Sensorial (tacto, propiocepción, vestibular…)

Seguimiento del Desarrollo Emocional (vínculos, relaciones interpersonales, emociones…)

Seguimiento del Desarrollo Integral (motor, sensorial, emocional…)

Actividades individuales

podrán incluir a dos adultos, uno o ninguno, según los deseos de la familia, la dinámica y objetivos de la actividad serán los mismos que en las grupales, la diferencia en este caso radica en que se eliminan los componentes de interacción social que se trabajan en las sesiones grupales, y añade los componentes derivados de una atención individualizada.

pactar los objetivos de forma conjunta en función de cada caso en particular.

Actividades grupales

son de 6 niños acompañados por uno de sus padres o el adulto que éstos elijan, en las que el terapeuta pauta ejercicios para estimular y facilitar el desarrollo normal del niño. Al estar dirigidas por profesionales expertos en la materia, estas actividades sirven además de para apoyar el desarrollo normal, para detectar cualquier posible dificultad que los niños puedan presentar y solventarla con la mayor precocidad para evitar déficits posteriores.

¿Cómo desarrollamos el diagnóstico inicial del paciente?

Comenzamos con una valoración que consiste en la administración de pruebas estandarizadas (contamos con valoraciones específicas y estandarizadas para ofrecer los mejores resultados y poder así planificar y administrar los tratamientos más eficaces en cada caso), observaciones clínicas, entrevista con la familia y observaciones al niño. Tras esto nos reunimos con la familia para exponer las conclusiones de la valoración, el plan de tratamiento y pactar los objetivos de forma conjunta en función de cada caso en particular.